Ascendiendo El Plomo

Por: Rodrigo Fica

Al apreciar la Cordillera de los Andes desde Santiago, destaca una hermosa y alta cumbre nevada. Se trata de El Plomo, cima de 5.430 metros de altitud que ofrece una extraordinaria y relativamente desconocida experiencia a los visitantes extranjeros que se atrevan a ir en su conquista.
Santiago está al pie de la Cordillera de los Andes, una cadena montañosa que no sólo ofrece espectaculares vistas, sino que también entrega múltiples opciones para la recreación, dentro de las cuales la más importante es la ascensión al cerro El Plomo (5.430 mts), el punto más alto que puede verse a simple vista desde Santiago.
Es una montaña de fácil acceso. Está comunicada con Santiago por un camino asfaltado que, luego de adentrarse en la cordillera, pasa a un sendero peatonal visible en el 90% del recorrido.

Desde Santiago

Como no existe transporte colectivo interurbano para llegar a ella, es necesario proveerse de movilización propia.
Desde Santiago, nuestro viaje comienza donde la avenida Las Condes se aproxima al río Mapocho, en un cruce señalizado que marca el kilómetro cero. El camino es serpenteante y angosto, con curvas cerradas, elevándose rápidamente del valle hasta la Cordillera. Se pasan varias parcelas hasta que en el kilómetro 20 encontramos otra bifurcación en el punto denominado Corral Quemado. El ramal izquierdo de tierra conduce a la mina de cobre La Disputada de las Condes, mientras que el de la derecha -el que debemos tomar- continúa ascendiendo hacia los centros de esquí hasta llegar a La Parva, punto final del camino, un exclusivo villorrio que posee 14 andariveles para la práctica de este deporte.

Por La Parva

Desde La Parva nuestro primer objetivo es alcanzar el portezuelo del Franciscano y la laguna de Piuquenes. Para ello hay dos opciones: tomar los andariveles que funcionan en invierno y verano o remontar los faldeos occidentales hasta el punto más alto con lo que, tras tres horas de subida constante, llegaremos al portezuelo del Franciscano, donde hay una laguna en la que se puede almorzar o establecer campamento.
Desde aquí se continúa el sendero (que va hacia el este), bajando y subiendo varias veces hasta llegar al río Molina, el cual corre en sentido norte-sur. Después de otras tres horas de marcha arribamos a una amplia explanada denominada Piedra Numerada. Quienes sólo dispongan de un fin de semana y desean descansar disfrutando del idílico entorno, debieran pasar la noche aquí y luego iniciar el regreso.
La segunda jornada de marcha involucra cinco horas de caminata, siempre siguiendo el sendero y pasando por unas antiguas pircas indígenas. Se remonta completamente el curso del río Molina hasta su nacimiento al pie de la cara oeste del Plomo, para llegar a un circo formado por varias montañas diversas donde se localiza un primitivo refugio de color naranja, a 4.000 metros de altitud, donde podemos acampar.

Hacia lo más alto

El día de cumbre parte subiendo 200 metros hasta un pequeño cuello de botella formado por el retroceso de los hielos. Desde aquí la vista atemoriza porque no se ve por donde subir. Sin embargo, bien a la derecha, sale un sendero que serpentea por las laderas esquivando la nieve y el hielo.
En una hora de marcha se accede a una pequeña plataforma donde se localiza un remozado refugio de madera denominado “Agostini”. Desde aquí, siguiendo el sendero, se debe atacar la empinada pendiente de piedras hasta que, tres horas más tarde, llegaremos a la Pirca del Indio. Ésta no es más que un parapeto donde guarecerse, pero está tan bien hecha que invita a entrar en ella y descansar unos minutos. Desde aquí aún faltan 400 metros para llegar a la cima y es imprescindible atravesar el glaciar por la izquierda. Este es fácil, pero involucra crampones, un piolet y el conocimiento de técnicas de desplazamiento en glaciares.
Otra hora más y llegamos a la explanada somital, donde la cumbre está algo oculta por las innumerables lomas que siempre parecen ser la última. De repente, una de ellas marcadas por un pequeño crucifijo nos indica que hemos llegado al final y que de aquí en adelante, todos los caminos conducen al hogar. Una hermosa vista para el regocijo del alma.

Anuncios

Acerca de livinsantiago

Todo el panorama cultural, artístico, gastronómico y turístico de Santiago. Un viaje por la ciudad. No es una revista, es entretención para tus momentos de relajo.Entre y Páselo la raja.
Esta entrada fue publicada en Outdoor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s