Refugio Plantat


Por: Rodrigo Fica

Los Andes Chilenos no tienen muchos refugios de montaña similares a los que se pueden encontrar en Europa, pero existe una gran excepción: Planta. Localizado en plena cordillera, puede ser visitado por cualquier excursionista que desee conocer las principales características de nuestras montañas.
Desde Santiago de Chile, hay tres vías principales para adentrarse en la Cordillera de las Andes. Dentro de ellas, la más importante es el Cajón del Maipo, profundo valle fluvial que cuenta con un acceso expedito y que permite visitar las grandes montañas de la zona central de nuestro país a los turistas que están de paso por la Capital.
Dentro de estos panoramas, uno de los más clásicos es visitar el refugio de Plantat, al cual se llega tras recorrer íntegro este corredor natural y realizar una caminata razonable a media altitud.

Cómo Iniciar el Recorrido

Para poder realizar esta bonita excursión, se ha de partir temprano en la mañana y contar con auto propio, idealmente un 4×4, pues es posible que en algunas épocas del año ciertos sectores de la ruta estén con barro o incluso nieve.
El circuito mismo tiene un inicio natural desde Las Vizcachas, un retén de Carabineros que se localiza justo en el borde sur-este de Santiago, dentro de su límite urbano. A tal lugar se accede por cualquiera de las autopistas centrales que existen.
Una vez en este sitio, donde normalmente no es necesario controlarse, se enlaza con un camino de auto asfaltado que va bordeando el curso del río Maipo por decenas de kilómetros, pasando por varios poblados típicos, tales como La Obra, El Canelo, El Manzano, y luego el villorrio más grande del área: San José de Maipo, el cual cuenta con todos los servicios estándares para atender a los visitantes. Vale una parada aquí para tomar desayuno.
De ahí, lentamente la ruta va ganando altura, con el escenario cambiando de bosques a vegetación raleada, producto de los fríos que se experimentan en las noches. Tras unas dos horas de haber salido de Santiago, se arriba a otro puesto de control de la Policía, San Gabriel, el cual también es punto final del pavimento.
En este sitio ya se siente el aire claro y frío propio de los Andes Centrales. También lo duro y primitivo del camino de tierra que le sigue, el cual nunca es de buena calidad. Tras 23 kilómetros sorteando varios puentes y arroyos se pasa por Lo Valdés, luego de lo cual comienza un camino de pendiente pronunciada a los pies de grandes montañas y parques nacionales. Un segmento de 7 kilómetros que termina en el Cabrerío, sitio que se emplaza justo en el último puente y donde se inicia la caminata propiamente tal, a 2.000 metros sobre el nivel del mar.

El Valle de la Engorda y Plantat

El sendero está bien marcado y va en dirección norte, al menos en un principio. Una hora de caminata de mediana intensidad deja al caminante en el inicio de una gigantesca explanada llamada Valle de la Engorda, que es utilizada regularmente por los arrieros para hacer pastar a sus animales y desde donde se puede apreciar íntegro la extraordinaria mole del Volcán San José (de 5.800 m).
En este punto se siguen huellas de caballos y animales hacia el Este por una hora, hasta quedar a los pies de enormes colinas donde se inicia ya la última parte de la excursión.
Siguiendo otra vez una huella muy bien marcada, se sube lentamente, dando varias vueltas que permiten evitar algunos contrafuertes rocosos. Cuando se llega a 3.400 metros de altitud, el sendero se torna más fácil y, después de dos arroyos de agua cristalina, se arriba a Plantat, un refugio básico y gratuito cuyo nombre viene de la familia que generosamente lo construyó, en honor a todos los hombres que aman las montañas. Cuenta con algunas literas, mesas y  está protegido de las nevadas, por lo que si se viene preparado, se puede pasar la noche aquí y entender por qué las montañas de Chile siguen atrayendo a tanta gente alrededor del mundo.

Anuncios

Acerca de livinsantiago

Todo el panorama cultural, artístico, gastronómico y turístico de Santiago. Un viaje por la ciudad. No es una revista, es entretención para tus momentos de relajo.Entre y Páselo la raja.
Esta entrada fue publicada en Outdoor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s